Skip to main content

El liderazgo post Covid-19 será más humano y digital

Los pilares del nuevo liderazgo.


Josep Aragonés se define como un CEO normal. Un alto directivo que cree en la vuelta a los básicos, porque el ecosistema de la empresa al final se resumen en personas trabajando con personas. Que siente, se ilusiona o se enfada como el resto, pero que sabe que estar al servicio de su equipo, crear valor y generar resultados, son sus prioridades. Para este trail runner, un CEO no aquel tipo atrincherado en un despacho.
Quizás por esta visión de Aragonés, toma sentido que su lectura del liderazgo tras esta pandemia se vertebre en torno a dos pilares: liderazgo muy humano en un mundo muy digital. Este nuevo paradigma se sustenta en:
  • Liderarse uno mismo en una base de honestidad, actitud y autenticidad.
  • Liderar equipos de primer nivel, cuanto mejores, mejor. Verdaderos dream teams con los que manejar factores como escucha activa, toma de decisiones y con los que poner en práctica un método de ensayo error. Tomar decisiones consensuadas pero si cometemos errores, equivocarse rápido.
  • Liderar entornos basados en la confianza frente a entornos de control, en la comunicación bien llevada para multiplicar exponencialmente al equipo y basados en retar al entorno, a los partners y  al equipo.

Las R clave de la empresa: recurrencia, reforzarse, reinventarse
Con más de 45.000 clientes recibiendo asesoramiento de Wolters Kluwer, era obligado conocer su visión de cómo el tejido empresarial español puede resistir el embite de la pandemia. Con un fuerte problema de tamaño y transformación digital desigual, Josep Aragonés apostaba por “llevar tu modelo de negocio a generar robustez a través de ingresos recurrentes durante los próximos 6 o 12 meses”. Si, además, las empresas son “capaces de innovar y estar conectadas a un ecosistema de partnership, encontrarán una oportunidad”.
Y si con todo, no conseguimos ninguna de las dos R anteriores, tendremos que reinventarnos y crear una nueva unidad de negocio que genere valor, que atraiga clientes en el largo plazo y sustentado en un equipo comprometido. “Para atraer nuevo talento, hay que crear una cultura que permita la flexibilidad, empoderamiento y las decisiones ágiles”.

El papel del CEO en entornos VICA

Frente a la realidad que nos pone ante un espejo volátil, incierto, complejo y ambigüo, Josep Aragonés cree que las competencias del nuevo liderazgo deben actuar de contrapeso:
  • Agilidad en la toma de decisiones frente a la volatilidad del entorno.
  • Confianza tanto en el equipo como en los entornos de trabajo frente a la incertidumbre.
  • Creatividad y decisiones simples frente a la complejidad.
  • Compromiso y engagement frente a la ambigüedad.
Para lograr este objetivo, es primordial apostar por los cuatro pilares de la transformación empresarial: tecnología, regulación, globalización y personas.
Nota tomada de Canal CEO

Comments

Popular posts from this blog

¿Qué es la "Generación Silver" y qué podemos aprender de ellos en el mundo del trabajo?

Tienen más de 60 años, sus hijos ya son grandes, lo que les brinda mucha independencia y tiempo en sus manos, aunque no son nativos digitales utilizan la tecnología como parte de sus vidas cotidianas y quieren mantenerse activos tanto física como mentalmente. ¿Porqué las empresas están volviendo sus miradas hacia esta generación a la hora de reclutar personal para algunos puestos de trabajo? La respuesta más obvia podemos encontrarla en contraposición con las generaciones más jóvenes como los Millennials o la Generación Z quienes se caracterizan por "saltar" de empresa en empresa con su aparente falta de compromiso, por creer que el conocimiento viene de Google o de Wikipedia y por aburrirse fácilmente cuando se encuentran trabajando en una organización que no sienten como alineada con sus propósitos personales entre otras características.  Los pertenecientes a la Generación Silver, contrariamente, valoran el permanecer y pertenecer a una empresa por mucho tiempo, se comprome

Cómo gestionar a un empleado terco, defensivo o desafiante.

Algunos de los empleados más difíciles de administrar son personas que son constantemente opositoras. Pueden debatir activamente o ignorar la retroalimentación, negarse a seguir instrucciones con las que no están de acuerdo o crear un flujo constante de comentarios negativos sobre nuevas iniciativas. La mayoría de las veces, estos comportamientos están destinados a hacer que el empleado se vea fuerte y enmascarar un miedo al cambio, una aversión al conflicto anticipado o la preocupación por verse estúpido o incompetente. En mis 30 años de consultoría para empresas públicas y privadas, he descubierto que existen tres enfoques distintos que pueden ayudar a obtener lo mejor de los empleados opositores. La primera opción es ajustar las responsabilidades laborales para aprovechar sus fortalezas . Un líder funcional en una empresa que aconsejé era conocido y apreciado por su experiencia técnica, pero también era un micromanager extremo y trataba a los empleados con desdén, lo que ge